Sign in / Join

“Enterré a mi hija en mi casa después de que murió por los remedios que le di para abortar”

En el marco del juicio que se le sigue a una pareja por la muerte de su hija Daiana Ojeda, quien apareció enterrada debajo de la cama matrimonial, el padre de la niña se quebró. Dijo que fue él quien la enterró luego de que muriera producto de los farmacos que le suministró para que aborte.

A cuatro años del asesinato, el padre de Daiana Ojeda declaró y asumió la responsabilidad de haberla enterrado en su propiedad. “Quiero asumir mi responsabilidad, no me hago el inocente, yo enterré a Daiana en la casa cuando la encontramos muerta. Creí que murió por mi culpa, por los remedios que le daba para que aborte”, dijo Pedro Ojeda, padre y uno de los imputados por la muerte ocurrida en Fuerte Esperanza en el año 2013.

El hombre relató lo sucedido aquel día: “La perra empezó a ladrar y entraba y salía de la pieza donde estaba Diana. Tres veces fue y vino, la seguí y encontré a Daiana con un líquido que le salía por la nariz y la boca, parecía sangre. Comencé a gritar y dije, la mate a mi hija con los remedios que le daba”.

Daiana, de 15 años, estaba embarazada en el momento de su muerte. Sus padres están acusados de haberla matado.

El entierro

Pedro contó que al enterarse la madre, Marta More, también detenida por el mismo hecho, intentó llamar a la policía pero se lo impidió. “A ella le agarró un ataque de nervios, entonces le di una pastilla  para que se tranquilice y duerma. Mientras eso ocurrió, hice un pozo en la misma pieza donde ella dormía, de 1 x 80 envolví a Diana con una sabana y la enterré allí, boca arriba, luego tape el pozo, moje con agua la tierra, la emparejé y allí quedo”, dijo.

El acusado continuó: “Decidí enterrarla allí, en ese momento no sé lo que me paso”, y reconoció que convenció a su esposa que comenzara a mentir sobre el paradero de Diana “para evitar ir presos”. De ellos surgió la versión que la joven se había ido a estudiar a Villa Berthet, luego a Rosario.

Sobre el allanamiento en la vivienda, Ojeda comentó que dijo la verdad porque “me aturdía lo que hice, no sé porque llegue a tomar esa decisión”.

Cuando la policía llegó a su casa para realizar el allanamiento, ellos ya estaban detenidos. “Fui yo quien le dijo donde estaba el cuerpo de Daiana a la policía, me sentía mal y eso me atormentaba”, afirmó.

La culpa

Luego de relatar los momentos previos a la muerte de Daina, dijo que ella le había comentado que estaba embarazada y no quería tener la criatura, porque sus amigos en el colegio le cargaban.

 

“Por eso me pidió que vaya a ver a una mujer hacia remedios para abortar”, dijo. “Yo creí que estaba haciendo un bien por eso fui a hablar con esta mujer”.

“¿Usted comprobó que Diana estaba muerta, llamó a un medico? ¿Sabía si cuando enterró a su hija estaba muerta o viva?”, le preguntó el juez Lineras, a lo que respondió: “No puedo responder si estaba viva, me pareció que estaba muerta”.

Este jueves hubo dos testimonios, de la ex intendenta de Fuerte Esperanza Isabel Duarte, ya que Marta More trabaja como empleada domestica en su casa, y la del actual concejal Juan Palomo en una ampliación de declaración.

TagsCHACO

Leave a reply