Sign in / Join

“Estamos resistiendo en la región más postergada del país”

En el acto inaugural, ayer por la mañana en el estadio Centenario de Sarmiento, el documento de la apertura del 32º Encuentro Nacional de Mujeres-Chaco 2017 fue leído por 28 integrantes de la comisión organizadora, varias de ellas portando en sus manos papeles con las leyendas “Dónde está Maira Benítez” y otros de Santiago Maldonado.

En más de diez carillas, el documento elaborado por las múltiples representaciones reunidas en esa comisión organizadora diversa en ideologías, repasó los principales reclamos y reivindicaciones; con el recuerdo a las víctimas de femicidios y un enérgico pedido por varias leyes como la de emergencia por violencia de género; emergencia por transfemicidios; la aprobación del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo y el cupo laboral trans en la municipalidad de Resistencia y en la provincia.

Sobre el escenario, las integrantes de la comisión organizadora leyeron el documento de apertura del 32º Encuentro Nacional de Mujeres- Chaco 2017.
También se resaltó que la elección del Chaco fue “un acierto que quiebra con el sistema de explotación basado en la centralización del poder”. Y como advertencia, se hizo notar que las “desigualdades económicas y sociales” que se profundizan en el país “devienen en una escalada de la feminización de la pobreza”. Además, subrayaron que el encuentro se hace “en una de las dos provincias más pobres de la Argentina”.

La precarización y la reforma laboral que impondrá el gobierno nacional; las economías regionales en crisis como el algodón y la incidencia de los agroquímicos en la salud; la represión a los pueblos originarios y la lucha por sus tierras; y la represión policial contra libres expresiones, fueron también temas que conformaron el documento.

La lucha en el extremo norte

En su primera parte, el documento destacó la convocatoria creciente de los Encuentros a través de los años: “Después de 19 años, y por segunda vez, nos encontramos en Resistencia, Chaco, para hermanarnos. En 1998, fuimos diez mil mujeres, hoy somos setenta mil las que nos reunimos en este encuentro único en el mundo. Nos autoconvocamos convencidas de que a partir de estos encuentros nace la construcción colectiva que nos da la fuerza para luchar contra el sistema explotador, patriarcal y opresor”.

En otro párrafo, indicó que se debieron “extremar esfuerzos para poder recibirlas a todas”. “Lo hacemos en una provincia pobre y en una ciudad chica para la magnitud que han adquirido nuestros Encuentros, pero rica en experiencias de unidad y de luchas. En la búsqueda de la equidad, la elección del Chaco es un acierto que quiebra con el sistema de explotación basado en la centralización del poder. No es casual que ahora estemos juntas y en Resistencia, cuando en Argentina se vienen profundizando las desigualdades económicas y sociales que devienen en una escalada de la feminización de la pobreza”.

En ese contexto, las organizadoras subrayaron: “Estamos resistiendo en la región más postergada del país. Aquí luchan las trabajadoras, las campesinas, las mujeres de los pueblos originarios cuyos ancestros han sobrevivido a las campañas genocidas, las estudiantes, las desocupadas, las amas de casa, las sindicalistas, las feministas, las víctimas de femicidio, sus familiares y todas las víctimas de la justicia machista, las mujeres trans, lesbianas, bisexuales, la diversidad sexual”.

“Luchan las mujeres en situación de encierro, las de organizaciones sociales y políticas, las de agrupaciones estudiantiles, las de organizaciones de derechos humanos y barriales. Luchan las mujeres migrantes, las mujeres afrodescendientes, las hacedoras culturales, las de agrupaciones por el derecho a la tierra y la vivienda, y todas las otras luchas que nos hermanan”, acotaron.

Provincia pobre

Otra parte del documento de apertura marcó que “los encuentros nacionales de mujeres plantean una forma distinta de hacer política, que tenga como base fundamental los siete pilares: autogestión, autoconvocatoria, democracia, pluralidad, autofinanciamiento, federalismo y horizontalidad”. “Apostamos a la construcción desde el consenso, la diversidad y la igualdad, porque queremos transformar lo aprendido, lo impuesto y lo establecido”, resaltaron y ponderaron que “como muestra de esta transformación, esta comisión organizadora cuenta con la primera subcomisión de Interior en la historia, que recorrió todo el territorio provincial difundiendo el Encuentro en cada rincón del Chaco”.

“Nuestra provincia es una de las dos más pobres de la Argentina. El presupuesto depende en un 86% de los Fondos de Coparticipación Federal. La distribución de ellos, que ya era injusta por la concentración del 75 por ciento para la Nación y 25 por ciento para las provincias, ahora quedaría reducida, para dársela a Buenos Aires sin que la Nación resigne un centavo”, describió el documento.

Las organizadoras recordaron, además, que “la Corte Suprema de la Nación desde hace 10 años exige al gobierno nacional y al provincial dar respuestas a los pueblos del norte y de El Impenetrable para detener lo que denominaron ‘el genocidio silencioso’ de los pueblos originarios de esa zona, por desnutrición, tuberculosis, Mal de Chagas, entre otras enfermedades y muertes evitables”. “Muchas de las que dan batalla todos los días contra estas injusticias estamos acá presentes”, resaltaron.

Avance sojero y algodón

Las organizadoras señalaron que son parte “de las economías regionales postergadas por un proyecto nacional y provincial que privilegia el avance sojero de los agronegocios. Una agricultura que depreda montes favoreciendo las inundaciones y la contaminación, una agricultura sin agricultores que desangra a las poblaciones rurales en un éxodo que no se detiene, hace crecer las villas y los asentamientos, situación que beneficia a pooles y terratenientes. Sumado a la utilización de agrotóxicos, como el glifosato, de manera indiscriminada e irresponsable, provocando enormes daños en la salud de las poblaciones rurales”.

“El algodón, que era el orgullo del Chaco, produjo este año la menor siembra de la historia. Cierran las desmotadoras y la industria textil por la apertura indiscriminada de las importaciones y el achicamiento del mercado. Cierran las pymes por cargas impositivas que son impagables, causando el aumento de despidos en el sector privado, como también la desocupación y el hambre”, apuntó el documento.

“También las trabajadoras estatales, en especial las del sistema educativo y de salud, vienen perdiendo desde hace años la carrera contra la inflación, y son miles las precarizadas que el gobierno nacional quiere aumentar con la reforma laboral, para bajar el costo del trabajo. Esa precarización laboral nos mata. La misma precarización laboral en la provincia se cobró numerosas vidas: seis personas que trabajaban en Sameep, empresa estatal de agua, así como Melisa Bogarín, que fue víctima de este gobierno de ajuste que golpea el cuerpo de nuestras hermanas”, alertaron las organizadoras.

El recuerdo de Melisa

El documento incluye y recuerda que “Melisa trabajaba en el INTA, en contacto con pequeños agricultores y agricultoras”, y que “justamente el 15 de octubre se conmemora el Día Internacional de las Mujeres Rurales, quienes dependen en su mayoría de los recursos naturales y de la agricultura para subsistir y representan una cuarta parte del conjunto de la población mundial. Producen, procesan y preparan gran parte de los alimentos disponibles, por lo que sobre ellas recae la responsabilidad de la soberanía alimentaria”.

“Teniendo en cuenta que el 76% de la población que vive en la extrema pobreza se encuentra en zonas rurales, garantizar el acceso de las mujeres a recursos agrícolas productivos las empodera, y contribuye a reducir el hambre y la pobreza en el mundo. Nuestro abrazo en su día, para todas las mujeres rurales presentes en este encuentro”, indicaron.

 

TagsCHACO

Leave a reply