Sign in / Join

Comienza un nuevo juicio en el Chaco por el asesinato de otro joven a manos de la policía

Esta vez se juzgará a los dos policías que intervinieron en el homicidio de Jesús Martínez el 22 de octubre de 2017, en la ciudad de Barranqueras. Será a partir de las 7 en la Cámara Primera en lo Criminal de Resistencia, a cargo de la camarista Glenda Vidarte de Dansey. La madre de la víctima reclamó justicia y que no se repita consagre la impunidad como en el caso de Benjamín Fernández donde se absolvió al homicida.

El 22 de octubre de 2017 a la 1.30 de la mañana, el sargento Jorge Raúl Duré y el agente Luis Alfredo Sánchez persiguieron a Jesús Martínez por la calle Bolivia de la ciudad de Barranqueras. Duré le disparó con un rifle de balas de goma y tres perdigones impactaron en la espalda del joven. Sánchez lo alcanzó y le disparó en la región occipital de la cabeza con su arma reglamentaria, a una distancia de no más de 15 centímetros. Como consecuencia de ese disparo, Jesús falleció a las pocas horas en el Hospital Perrando.

Este miércoles 19 de febrero, a las 7, comenzarán las audiencias de debate en las que se juzgará a Duré por “lesiones leves calificadas” y a Sánchez por “homicidio agravado por ser integrante de una fuerza de seguridad”. Será en la Cámara Primera en lo Criminal, a cargo de la jueza Glenda Vidarte de Dansey. Actuarán como querellantes la Secretaría de Derechos Humanos del Chaco y el Comité de Prevención de la Tortura del Chaco (CPTCh) además de la Fiscalía Especial de Derechos Humanos, a cargo del fiscal Daniel Turraca, que instruyó y elevó la causa a juicio oral.

Tras la reciente absolución del suboficial de Drogas Peligrosas, Fernando Folmer, por el asesinato del joven Benjamín Fernández, la madre de Jesús Martínez, Nélida, se refirió a la relación con la familia de la otra víctima del “gatillo fácil”. “Yo lo conocí a Benjamín Fernández porque era muy compañero de mi hijo. Le mandé un mensaje a la familia que no tengo problema en movilizarme con ellos porque es injusto lo que pasó, que pueda estar el policía libre. Qué puedo estar esperando yo ahora que se va a iniciar el juicio de lo de mi hijo”, sostuvo. En ese sentido, aseguró que “lo que estoy queriendo es que no suceda más esto y que ellos tengan que pagar lo que hicieron con Benjamín y con lo que hicieron también con mi hijo. Lo único que estoy pidiendo para que los dos puedan descansar tranquilos es que los policías estén detenidos y que paguen lo que hicieron. Ellos no fueron ningún animal, ni Benjamín ni Jesús, para que les maten de esa forma”.

Nélida conoció también a la madre de Benjamín, que falleció al poco tiempo del asesinato de su hijo. Unidas por la misma tragedia, se encontraban para recordar y tratar de encontrar justicia. “Siempre conversábamos con ella y lo único que reclamaba era por su hijo. Le esperaba, quería escuchar la voz de él. Hasta que un día me salió y le dije: ‘Señora, lo que pasa es que nunca más les vamos a escuchar la voz a ellos’. Eso fue todo lo que le dije y, después que me fui, le encuentro en un cajón a esa pobre señora”, relató.

La mujer recordó a su hijo con dolor y expresó: “Sé que no lo voy a recuperar más, no le voy a ver nunca más, pero le llevo adentro mío, aunque tenga el corazón destrozado. Lo que quiero es justicia y que ellos tengan que pagar. Que paguen ahí, presos. Yo sé que algún día van a salir, van a caminar en la calle. Mi hijo no va a caminar nunca más en la calle. No le voy a ver nunca más. Nunca más. Nos vamos a ver cuando esté con él. A veces quiero abandonar todo y le pido a Dios que cualquier cosa me pase, que quiero estar con mi hijo. Porque no doy más, me destrozaron. Fue mi hijo más chico, lo que más mezquinaba”.

En vísperas del comienzo del juicio, la mamá de Jesús hizo un pedido a toda la comunidad: “Lo único que le puedo pedir a la gente es que me apoyen, que estén conmigo y me den fuerza para que yo siga para adelante. Porque a veces, en estos días, es como que no aguanto más. Se está aproximando el juicio y lo único que le pido a mi hijo desde donde él está es que me dé fuerza. El domingo me fui al cementerio y me desahogué, lloré arriba de él y lo único que le dije es que me dé fuerza que yo voy a seguir para adelante hasta que Dios me diga hasta acá llegaste”.

Leave a reply