Sign in / Join

Corrientes: armadores de causas federales en la mira de Gobierno

A pocos meses del cambio de Gobierno en la República Argentina las justicias provinciales van realizando su propia purga intelectual, cultural y judicial.

Tal es el caso de la provincia de Corrientes, donde los escándalos judiciales fueron moneda corriente durante la administración macrista con miles de denuncias sobre causas armadas en connivencia con fiscales, jueces y la PSA.

Este 24 de marzo, donde las palabras “Memoria, Verdad y Justicia” retumban más que nunca, sorprende cómo están siendo fuertemente visibilizados los “chanchullos” y “negocios sucios” de nombres de la Justicia que resuenan por sus prácticas delictivas y los cientos de sugestivos dictados de “prisiones preventivas” absolutamente indiscriminadas, como por ejemplo el nombre de la jueza Cristina Pozzer Penzo, o del fiscal puesto a dedo por los ex ministros Germán Garavano y Patricia Bullrich, “el Alemán” Carlos Schaefer, que operó para sacar del medio al fiscal Benito Pont de Paso De Los Libres con 25 años en la función y un legajo intachable o, por citar una causa bien escandalosa, la causa que le armaron al juez federal Carlos Soto Dávila. y sus colaboradores Federico Grau y Pablo Molina.

El fiscal Carlos Schaefer es famoso por apoyar la doctrina de la “Teoría de los Dos Demonios” y ya en 2013 los organismos de Derechos Humanos impugnaban su nombramiento porque era sabido que justificaba el Terrorismo de Estado durante sus oficios como defensor oficial.

Y si algo faltara para demostrar cómo el panorama para detenidos en forma arbitraria y mancillados de todas sus garantías constitucionales va esclareciéndose y, a su vez, va oscureciendo para la vieja y politizada justicia correntina y su tendal de causas armadas; esta semana el Tribunal Oral por decisión unánime resolvió otorgarle la excarcelación al empresario Ricardo Aguirre, dueño de la tradicional concesionaria de Paso De Los Libres, “Aguirre Automotores”, cuya causa armada por la connivencia entre la jueza Cristina Pozzer Penzo (actualmente viviendo en su mansión de Goya), el fiscal Carlos “el Alemán” Schaefer, los fiscales Anibal Martinez y Miriam Benítez, así como la PSA se convirtió en la punta del iceberg que destapó la gran olla de las miserias judiciales que convirtieron durante la “administración macrista” a Corrientes en un verdadero antro de corrupción, y a sus ciudadanos en rehenes de los seres más perversos.

Aquellos que, lejos de proteger a sus ciudadanos preservando sus derechos y garantías constitucionales, los avasallaron instalando que “el que no pone dinero y se transforma en aliado de la mafia judicial” no dejará de ser perseguido y encarcelado preventivamente.

Ahora, Corrientes, vuelve a respirar aires de justicia y sus habitantes gritan fuerte: “¡Libertad, verdad y justicia!”.

Fuente novacorrientes

Leave a reply