Sign in / Join

Tomás Lukin: “El grueso de la corrupción offshore es del sector privado”

El autor de “Argenpapers” junto a Santiago O’Donnell aseguró que el funcionamiento de los paraísos fiscales son “la regla” en la actual fase del capitalismo. Y que, al contrario de lo que se difunde, son los empresarios los que mayor participación tienen. Además, advirtió que se oculta el daño que provocan a la economía del país.

“Si bien la divulgación de todas estas maniobras offshore están concentradas en los supuestos hechos de corrupción política, que los hay y Argenpapers los aborda, el grueso del mundo offshore, 63 de cada 100 dólares que se mueven por estas guaridas fiscales, corresponden a grandes empresarios, a maniobras comerciales. Solamente el 37 por ciento, que no es nada despreciable pero sí mucho menor, corresponden a abusos criminales: narcotráfico, corrupción gubernamental, contrabando, tráfico de personas”, reveló Lukin en diálogo con el programa Tenemos que Hablar de Radio Municipal Resistencia.

En ese sentido, el periodista del diario Página/12 graficó que “cuando se popularizó esta frase ‘se robaron un PBI’, lo que vemos es cómo los grandes ricos de la Argentina ocultan en las guaridas o paraísos fiscales una suma prácticamente equivalente al 80 por ciento del PBI. No solo son menos impuestos que se recaudan desde el Estado, sino que son ganancias que no se reinvierten y es una fuente de inestabilidad permanente para la economía argentina que está en la raíz de todas las crisis que tuvimos a lo largo de los últimos 40 años”.

“Al poder económico no se lo investiga”

A partir de los datos corroborados en el libro Argenpapers, en base a las filtraciones del estudio jurídico Mossack Fonseca de Panamá, surge el interrogante de por qué los medios no profundizan sus investigaciones en el sector empresarial y privado. Al respecto, Lukin afirmó que “al poder económico en la Argentina no se lo investiga, no se lo menciona. No se lo investiga en los medios, salvo excepciones pequeñas y aisladas, que son relevantes y necesarias, y tampoco se lo investiga en la justicia”. Conjeturó, en ese sentido, que se debe a la “sensación de impunidad” con la que se mueve el poder económico en la Argentina y consideró que “es una tradición que se ha construido a lo largo de los últimos años pero con mayor presión y fuerza desde 1976 en adelante”.

“Por eso, cuando vemos los medios, lo que más vemos son los abusos de los políticos, que son importantísimos, son relevantes y hay que investigarlos. Pero del otro lado de la ventanilla hay un empresario que está pagando esa corrupción”, sostuvo. E insistió: “sin hechos de corrupción política de por medio, el gran empresariado argentino, los dueños del país, cometen abusos muchas veces más grandes que los que genera la corrupción gubernamental. Uno se indigna y tiene que indignarse con la corrupción política pero eso no debe ocultar ni soslayar que el grueso de la corrupción es del sector privado”.

“Nosotros encontramos la forma que buscan para ocultar sus negocios los grandes empresarios de la Argentina: encontramos 135 sociedades offshore montadas para 74 grandes empresarios, futbolistas, políticos y abogados de la Argentina en 19 guaridas fiscales”, describió. Y reveló que fue el fruto de casi ocho meses de analizar 2,6 terabytes de archivos de información junto a Santiago O’Donnell. “Es más o menos como buscar grandes empresarios argentinos, políticos, deportistas y celebridades en una biblioteca con 39 mil libros”, comparó.

La evasión, “la regla” en la actual fase del capitalismo

Tras la investigación para el libro y su trabajo cotidiano como periodista económico, Lukin llegó a la conclusión de que “todas estas maniobras de evasión que vemos en los Argenpapers son maniobras que la etapa actual del capitalismo habilita, permite: son la regla en cómo se organizan los negocios a escala planetaria”. En ese contexto, agregó que “el mundo offshore no es algo aislado, limitado a algunas islitas en el Caribe, está encadenado por todo el mundo, tiene que ver con Suiza, Hong Kong, Luxemburgo, con grandes potencias mundiales que son las principales beneficiarias de esos abusos. Mientras sea legitimado por el poder financiero, el mundo offshore va a seguir existiendo”.

“Afectan la capacidad de intervención del Estado”

“Lo que hay que tener en cuenta es que hay un poder muy importante detrás que garantiza que eso siga así, que le da voz o que alimenta esta idea de que la corrupción gubernamental es la más importante y que no tiene que ver con las grandes empresas. Hay todo un discurso construido que, al final de cuentas, lo que termina haciendo es afectando la capacidad de intervención del Estado en la economía”, sentenció el periodista de Página/12. Al respecto, sostuvo que “uno puede estar de acuerdo con tener un Estado grande o chico pero lo cierto es que cuando se ven las experiencias históricas de desarrollo, se ve qué casos son exitosos en el mundo, no hay ninguno que se haya desarrollado implicando industrialización y mejoras generalizadas para toda la población, mejores salarios, mejores bienes públicos, donde el Estado no haya jugado un rol predominante. Corea del Sur, Estados Unidos, Alemania, China, cualquier país que uno diga que hay que imitar algo de esto, en todos el Estado tuvo un rol predominante en el desarrollo. Y el discurso de la corrupción lo que hace es atentar contra esas posibilidades. Hay que estar muy alertas porque se nos cuelan a veces bastantes cosas que no deberían”.

¿Cómo se enfrenta al mundo offshore?

Con respecto al interrogante si los gobiernos pueden poner algún tipo de límites al avance de la evasión a través de guaridas o paraísos fiscales, Lukin admitió que es “pesimista por naturaleza”. Y precisó que “el mundo offshore tiene larga vida y atiende las 24 horas, los 365 días del año en todo el mundo”.

“Lo que estamos viendo con estas filtraciones, que son jugosas para nosotros y que nos permiten entender quiénes son los intermediarios, quiénes utilizan estas herramientas, estas cuentas bancarias secretas, estas sociedades imposibles de identificar, quiénes son los dueños, estas megafiltraciones de información son una expresión de la puja de poder al interior de la red de guaridas fiscales y no un anuncio inminente de la finalización de los paraísos fiscales”, describió.

Reconoció que “hay herramientas para forzar mayor transparencia”, pero insistió en que “cuando se trata de un negocio que maneja y oculta 32 billones de dólares en el mundo, es más o menos como sumar todo el PBI de la Unión Europea y multiplicarlo por dos, una bestialidad de plata. Cuando hablamos de ese negocio, que lo que está en juego es la renta que genera ese negocio, creo que tiene larga vida”.

Macri, al frente del G20

Por otro lado, Lukin ironizó sobre la carta que el ex premier británico Gordon Brown envió al presidente argentino Mauricio Macri para que, cuando asuma la presidencia del G20, se ponga al frente de la lucha contra los paraísos fiscales. “Le están pidiendo al ladrón de gallinas que cuide el gallinero, Mauricio Macri y gran parte del gabinete figura en todas estas megafiltraciones, y no figuran por hechos de corrupción a priori. Lo que creemos con Santiago y contamos es que todos esos nombres figuran por sus orígenes empresarios y por su larga trayectoria empresaria”.

La compleja situación de Página/12

En otro orden de cosas, el periodista se refirió a la situación que atraviesa el diario Página/12 en el contexto de crisis en los medios de comunicación que también incluye el ahogamiento financiero por parte del gobierno nacional a los medios que no le son afines. “La situación es compleja interna y externamente. Lo que la empresa dice es que el gobierno está ahogándola financieramente retaceándole publicidad oficial. Se ve en los números que lo que recibe es inferior a lo que reciben medios con tirada similar o incluso inferior”, describió Lukin. En tanto, explicó que “por otro lado, la empresa está iniciando un proceso de ordenamiento interno, que se basa en el achique del personal, por ahora sin despidos, ofreciendo retiros voluntarios, hemos tenido situaciones de dificultad para pagar salarios, hemos cobrado de manera retrasada nuestros haberes y también están en deuda con una cuestión salarial de aumento que arreglamos los trabajadores y las empresas”.

“Es una situación complicada que no ha significado todavía un riesgo inminente de cierre de la empresa pero es una situación tensa interna y externamente porque hay una situación general del sector de trabajadores de prensa que apremia, el cierre de (la agencia de noticias) DyN es la última expresión de eso pero ya hay alrededor de 2 mil compañeros que han quedado fuera de la posibilidad de desempeñarse como periodistas en los últimos dos años y este ajuste que recae sobre los laburantes no reconoce grietas: empresas de Clarín como AGR o la agencia DyN, de La Nación y Clarín, los medios de Spolsky que vienen de largo aliento, es una situación bastante fea para todos los trabajadores de prensa, este es el panorama”, concluyó.

Leave a reply