Sign in / Join

Los 41 presos con coronavirus ya se recuperaron en su totalidad y no hay nuevos contagios

El virus covid-19 afectó también a la población carcelaria de nuestra provincia. Hasta mediados de mayo, eran 25 los detenidos en comisarías del Gran Resistencia que se habían contagiados. Los cuales, eran trasladados a un centro de aislamiento para presos con covid ubicado en Barranqueras.

El subsecretario de Planificación de Seguridad y Justicia de la provincia, Leandro Alvarez, en diálogo con Diario TAG, detalló que la provincia llegó a tener 41 personas detenidas con coronavirus que a la fecha “ya se recuperaron en su totalidad” y no se registraron nuevos contagios. “Solamente una persona privada de su libertad tuvo que recibir asistencia médica en el hospital, el resto solo necesitó el seguimiento por parte de enfermeros y de Salud Pública en el centro transitorio de aislamiento de Barranqueras”, indicó.

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN

“Lo que se hizo fue redactarse un protocolo de actuación tanto para el Servicio Penitenciario, como para comisarías. Esto nos permite contar con instrumentos que unifiquen las actuaciones tanto del personal policial como de penitenciarios en toda la provincia. Lo que hace el protocolo es prever una serie de medidas, siempre teniendo en cuenta en principio el virus y con él las posibilidades de contagios, y el riego de la circulación del virus que se da con las personas que ingresan y egresan al sistema carcelario”, explicó Alvarez al referirse al protocolo creado el 2 de junio, por resolución del Ministerio de Seguridad y Justicia y de la Secretaría de DDHH y Géneros de la provincia.

Entre otros puntos, “a los integrantes de ambas fuerzas -Policía y Servicio Penitenciario provincial- se les exige el mantenimiento de la distancia social, el uso de elementos de bioseguridad y la distribución del personal en grupos de trabajos que siempre esten integrados por las mismas personas, esto con miras a evitar la propagación del virus” entre los trabajadores, y entre las personas privadas de su libertad.

VISITAS Y CELULARES
Para el caso de las visitas a los detenidos, el protocolo establece “una reducción y restricción en el número de visitas y se compenza con la regulación del uso de teléfonos celulares”. En ese sentido, Alvarez recordó que en el Servicio Penitenciario desde el “día 1 de la pandemia, se cortaron las visitas, mientras que en comisarías la restricción se dio de manera gradual cuando empezaron a tener los contagios y se los trasladó al centro de detención de Barranqueras”.

En ese sentido, aclaró que, “el Estado no le da celulares a todas las personas privadas de su libertad, se regulan 4 situaciones”:

La persona privada de su libertad que ingresa a una unidad penitenciaria o comisaría y al hacerlo declara el celular que tiene en su poder
La persona que ya cuenta con un celular y lo que hizo fue regularizar la situación de su celular, es decir declararlo.
El privado de su libertad que no tiene celular pero puede solicitarlo a un allegado que le acerque uno.
Solamente cuando ninguno de los puntos anteriores ocurren, la persona privada de su libertad puede utilizar un celular que tenga la comisaría o el centro de detención donde se encuentra alojado.
“En todos los casos, el uso está regulado bajo normas estrictas por este protocolo y órdenes generales, esto implica que no se puede usar el teléfono celular en cualquier momento o lugar”, advirtió el subsecretario del Ministerio de Seguridad y Justicia de la provincia.

Asimismo, aclaró que el uso de telefonos sirve unicamente para dar un “acercamiento” entre la persona privada de su libertad y sus allegados o familiares “sin la necesidad de concurrir a los establecimientos de detención para evitar el riesgo de contagio o propagación del virus en una doble instancia: entre los privados de su libertad, y también en el propio personal del Servicio Penitenciario y la Policía; y se disminuye el número de visita, se evita también que familiares contraigan el virus”, describió Alvarez.

CONTAGIOS
Para el caso de los internos que ya contrajeron el virus, el protocolo estableció -y regularizó- los traslados a los centros transitorios de detención como lo es el de Barranqueras, donde alojan a los detenidos con coronavirus para que cumplan allí los 14 días de aislamiento, en el caso de los pacientes leves que no necesitan internación, explicó Leandro Alvarez.

“De esta forma, pueden cumplir el aislamiento en un centro diseñado para el aislamiento. Los 14 días, lo extendemos a 21 días, se mantiene el hisopado y prevemos todas las cuestiones porque estamos hablando de una población sana, y eso lo tenemos que cuidar”, agregó.

Finalmente, detalló que, el centro transitorio de detención de Barranqueras -para presos con covid-. “Este centro se liberó con prisiones domiciliarias, reasignación de personas a otras comisarías, y cupos en la Alcaidía para separar a las personas. Hicimos además capacitaciones de Salud Pública para el personal que trabaja ahí sobre medidas de bioseguridad, refaccionamos el lugar estableciendo zonas limpias y zonas sucias y de desinfección”, explicó.

Leave a reply