Sign in / Join

Allanaron la sede del sindicato de municipales en una causa donde se investiga una “financiera paralela”

Fue por orden del Juez Federal de Resistencia, Enrique Bosch, a solicitud del fiscal, Patricio Sabadini. En esta causa, se los acusa al secretario General del Sindicato de Empleados Municipales, Jacinto Sampayo; su hijo, Facundo y el secretario adjunto, Darío Sardi, de utilizar la estructura del sindicato para canalizar el ingreso de fondos provenientes de inversores particulares para luego ser volcados a préstamos otorgados a empleados municipales, operatoria llevada a cabo en forma irregular y por afuera del sistema financiero

La justicia federal una vez más está tras los pasos de Jacinto Sampayo y el Sindicato de Trabajadores Municipales por presuntas maniobras irregulares.

En el marco de una causa por la supuesta conformación de una “financiera paralela”, el juez Federal de Resistencia, Enrique Bosch, ordenó allanar este martes dos edificios: uno ubicado en calle Obligado 855, donde funciona el STM, y otro en avenida Italia 780, sede de la Federación de Trabajadores Municipales del Chaco, que también conduce Sampayo. El procedimiento lo realizó Gendarmería Nacional.

La causa fue impulsada por el fiscal, Patricio Sabadini y tiene como principales acusados a Sampayo; su hijo, Facundo y el secretario Adjunto del STM, Darío Sardi.

Según pudo saber CHACO DIA POR DIA, se los imputa de haber llevado a cabo maniobras a través de las cuales habrían utilizado la estructura del Sindicato de Trabajadores Municipales de Resistencia para canalizar el ingreso de fondos provenientes de inversores particulares para luego ser volcados a préstamos otorgados a empleados municipales, operatoria llevada a cabo en forma irregular y por afuera del sistema financiero al tratarse de un sindicato, cuya finalidad y objeto no comprende actividades de este tipo.

En este sentido, el fiscal aclaró que si bien como sindicato podría conceder algún tipo de préstamo o ayuda a sus afiliados, tal posibilidad sería factible siempre que lo fondos otorgados en préstamos sean propios y provengan, por ejemplo, de lo recaudado en concepto de cuota sindical, no así del aporte especulativo de particulares pactado bajo tasas usurarias, lo que supone el cobro de tasas más elevadas aun a quienes, en definitiva y en el último eslabón, solicitan los prestamos que son los empleados municipales.

El funcionario judicial señaló en este sentido que los aportes de particulares luego eran volcados a préstamos para trabajadores municipales a tasas usurarias y, como no podían ser registrados bajo alguna modalidad legal, se garantizaban o aseguraban mediante el otorgamiento de un cheque de pago diferido, cuyos montos se cubrían cuando la municipalidad efectuaba los pagos mensuales al Sindicato bajo los rubros de aporte sindical por cuota social, aporte extraordinario (conocido como “Bingo”) y por último, Servicios de Proveeduría y Prestamos al afiliado. Según Sabadini, este último rubro era a través del cual se canalizaron los fondos de particulares que luego de ser volcados a préstamos a empleados, reingresaban al sindicato cuando el municipio les descontaba a los trabajadores.

Génesis

Esta causa comenzó el 22 de abril mediante un sobre cerrado que llegó a la fiscalía Federal de Resistencia. Era una denuncia anónima de un trabajador municipal que contenía un escrito, detallando la operatoria del sindicato, junto a documentación respaldatoria. A esta se le sumó la presentada por el intendente de Resistencia, Gustavo Martínez.

“Estoy en relación de dependencia como empleado del municipio de Resistencia, tiempo en el que desempeñe mi actividad laboral en distintas áreas de la institución, tolerando injusticias y aprietes laborales de parte del Sindicato Municipal en la figura de Jacinto Sampayo”, señaló el denunciante anónimo.

“Y es desde la identidad de Servidor Público que quiero expresar y denunciar por este medio las distintas cosas que vienen sucediendo son que alguien diga o haga algo; dejando a los empleados municipales a merced de un grupo minúsculo, con manejo de poder, sustentado por distintas fuentes de financiamiento, una de ellas es la agencia financiera para préstamos organizada de tal manera que no figura en ningún sistema ni acredita identidad financiera y con tasas usureras que superan a cualquier limite existente y regulado por bancos y entidades serias”, añadió.

En su denuncia, el trabajador señaló que Facundo Sampayo actúa como “supervisor” de este sistema. “Busca socios o aportantes de este circuito ilegal de usura como por ejemplo un abogado reconocido quien también a su vez es asesor de éste sindicalista y lo protege de situaciones que no son del todo públicas como de la innumerable cantidad de cheques rebotados de la cuenta del Sindicato y sin cobrar, de acreedores por sumas millonarias lo que provocó el cierre de algunas cuentas corrientes en el Banco del Chaco; o las extracciones de dinero en efectivo por ventanilla del banco efectuado por personas fallecidas, o personas de más de cien años de edad quienes sacaron sumas millonarias de las cuentas del Sindicato”, aseguró.

Apuntó además al Bingo Municipal, sobre el cual indicó que es “una exigencia autoritaria del Sindicato y donde se impone el pago mensual por cualquier vía o sistema y donde participan los más cercanos a Sampayo como ser el secretario adjunto Dario Sardi, quien oficia de cajero de este sistema ya que al existir pagos en efectivo de manera directa el dinero queda bajo la guarda de esta persona sumándose así al circuito de manejo a voluntad e indiscriminado de este dinero y fondos en efectivo, que no figuran en los libros ni en registro alguno”.

Leave a reply