Sign in / Join

ALCEC renovó su comisión directiva con Marta Bernal de López como presidente

La Asociación de Lucha contra el Cáncer (ALCEC) renovó su comisión directiva para el nuevo período y sus miembros eligieron que Marta Bernal de López sea la nueva presidente.

Diario TAG se contactó con ella para consultarle sobre esta gestión que llevará adelante. “No es el primer mandato, sino el tercero que hago pero no seguido. De acuerdo a nuestro estatuto hay un período de dos años con dos opciones a seguir. Después otra persona debe tomar el mando y después otra vez podemos volver a ejercer la magistratura”, indicó.

“Tres mandatos son bastantes en una institución como la nuestra, en la que tanta gente tenemos. Hace más de 25 años que trabajo acá. Comencé como voluntaria, seguí en la comisión directiva como vocal por muchos años. Hicimos todos los pasitos que hay que hacer, llegué a la vice y después a la presidencia”, manifestó Bernal y agregó: “En estos años puedo asegurar el acompañamiento íntegro de todas las personas que componían en ese momento la comisión directiva y del voluntariado”.

Además, la nueva presidente señaló que “es increíble lo que crea ALCEC. Tiene, no sé si mágicamente, un ambiente que junta personas solidarias, pensamos todas diferente pero aún así no se cruza nadie, no hay cruces ni de política ni religioso ni de raza. Todas trabajamos con el mismo espíritu de ayudar al que necesita”.

“En este momento estamos repletos de gente, hay muchos pacientes. Se hace una tarea bastante difícil porque somos todas personas mayores. La renovación cuesta porque han cambiado mucho los tiempos; antes la solidaridad era una cosa que iba implícita en las personas, hoy cuesta un poco porque los tiempos han cambiado”, expresó.

En este sentido, precisó que “necesitamos gente joven que tenga impulso. Nuestras reuniones son un verdadero ritmo de bastones porque la que no anda con un bastón, anda con un andador. Es decir, somos mayores y desgraciadamente hay tareas muy fuertes que hay que hacer para el apoyo de la gente”.

“Nuestra atención es todos los días. De lunes a viernes a la mañana de 7.30 a 12 se hacen PAP y colposcopía juntos, se hacen sudados, biopsias, mamografías, ecografías, sepillados. Es una serie de estudios que involucran incluso a los hombres, no solamente a las mujeres”, expresó y continuó: “Hace 3 años tenemos el consultorio de un urólogo que trabaja con nosotros y, si podemos, el año que viene vamos a volver a hacer las campañas de cáncer de próstata. Las hicimos años anteriores pero después nos faltaron médicos”.

De acuerdo con esto, Bernal contó que ALCEC cuenta actualmente con ocho profesionales, “entre ginecólogos, urólogos, radiólogos, patólogos y técnicos porque también tenemos un laboratorio”.

 

Por otro lado, se refirió a “otro de los objetivos que tenemos” que “es apuntalar la casa en la que estamos porque tiene muchos años. El 19 de noviembre cumplimos 55 años como institución, es un montón para una entidad sin fines de lucro. Nosotros no tenemos ayuda ni estatal ni privada, todo a pulmón y cada vez hay más exigencias. Ahora tenemos unos problemitas con algunas máquinas de tecnología de punta que exigen ingenieros que tienen que venir de Buenos Aires y tenemos que pagarles los viáticos y también el repuesto. Cuando se habla de esta tecnología, nada se habla en pesos, todo es en dólares”.

“Necesitamos mucho la ayuda de entidades, incluso del Gobierno que hace unos meses atrás vinieron para ver en qué nos podían ayudar, para hacer alguna reforma y nos pusimos tan contentos. Pero después cuando hubo esos problemas de cambios de ministros, quedó todo en stand by. También la Embajada de Japón estuvo con ganas de ayudarnos pero también hubo un problema político”, señaló.

“Nosotros no levantamos ninguna bandera política porque a lo mejor si nos comprometiéramos de alguna forma con la política, sacaríamos algún beneficio. Pero es una de nuestras más importantes metas: no meternos con la política ni con la religión ni con la raza. Hasta ahora nos resultó, por eso no nos peleamos, no hay chusmerío, todas tiramos para el mismo lado, tenga plata o no tenga plata”, indicó.

“Algunos cambios hubo, hay algunas que se retiraron por la edad y otras que se incorporaron. Algunas renunciaron por otras causas personales, de salud, de trabajo. Entonces esa renovación nos va pidiendo que sean más jóvenes las personas y nos cuesta. Se busca gente que esté activa”, manifestó la presidente.

Además, contó que “el grupo humano que forma esta institución es loable. La forma en que se atiende al paciente, cómo se lo anima. Hay gente que viene llorando porque ya le dieron el resultado y tienen que esperar que el médico les dé el tratamiento. Y tenemos que contener a esa persona”.

“La mayoría de nosotras somos docentes. No somos psiquiatras ni asistentes sociales. Voluntariamente les damos un abrazo, a veces lloramos con alguna persona. Son fantásticos los médicos que tenemos, todos llevan la importancia de esta institución en su manera de actuar porque también trabajan como un relojito”, destacó.

“Tengo muchas esperanzas de poder lograr los objetivos, de hacer nuevas campañas, de poder refaccionar nuestro edificio. Estábamos postergándolo porque el Estado estaba por intervenir y después se cayó todo. Atender al paciente es insustituible”, expresó Bernal.

Por último, contó que ALCEC realiza beneficios todos los años: “Hacemos un té solidario, una paella que este año no pudimos hacer por lo cara que estaba, con las cuotas de nuestros socios y a veces, cuando salimos a llorar y a través de los medios, mucha gente se entera que puede ayudarnos”.