Sign in / Join

Azula con todo: Los Cipolini no tienen huevos para decirme que se van con Peche

La intendente de Barranqueras descargó su bronca contra el intendente de Sáenz Peña, al que acusó de traicionar no sólo a ella sino a Somos Parte. Dijo que seguirá adelante con su candidatura.

La intendente de Barranqueras: Alicia Azula, precandidata a gobernadora por Somos Parte, el movimiento que lidera junto al diputado provincial Roy Nikisch y el intendente de PResistencia Roque Sáenz Peña: Gerardo Cipolini, dijo que esta vez no declinará su postulación como hizo en otras oportunidades.

En plena entrevista en La Radio estalló cuando Julio Wajcman le planteó la hipótesis de que “los Cipolini”, en alusión a Gerardo y su hijo Bruno, “la dejan sola y se van con Carim Peche”, el jefe del interbloque Cambiemos, precandidato de Convergencia Social.

“Si es así, ¿está más cerca de irse o de quedarse en el radicalismo?”, le preguntó.

“Ah, ¿se confirmó?”, dijo Azula con un dejo de sorpresa, pero admitió rápidamente que era algo que “se veía venir”. Y agregó que, en ese caso, “la pregunta no sería sobre irse del radicalismo sino a su casa”.

Enojada y a punto de quebrarse, disparó: “Los Cipolini no tuvieron los huevos para decirme en la cara que se iban con Peche cuando les pregunté específicamente eso”, dijo.

Al respecto, contó que mantuvo con ellos, Nikisch y otros dirigentes de Somos Parte una reunión en la que le plantearon la posibilidad de “bajarse” pero que ella propuso que fuera el mismo congreso provincial del movimiento que la propuso, el ámbito en el que se defina esa cuestión.

Y al fundamentar, repasó: “Yo había cedido para que el candidato fuera Roy, que había dicho que quería ser, pero todos prefirieron que sea yo y rechazaron cualquier alianza porque entendían que Somos Parte tenía candidatos para dar esta pelea”.

No obstante, dijo haber planteado que estaba dispuesta acatar otra decisión si era necesario “por alguna razón”, pero que todos, incluidos “los Cipolini”, dijeron que seguirían adelante.

Pero a pesar de la ratificación del apoyo, denunció que montaron una operación: “Andan llamando a los dirigentes para que todos me pidan que me baje. Me lo hubieran dicho en la cara, pero no se animaron”.

De paso, recordó que “Cipolini ya me traicionó en 2015 cuando insistió para que me bajara porque Aída Ayala era la que traccionaba más votos, la que nos iba a llevar al triunfo”, pero que “al final, lo único que pasó fue que él arregló la candidatura a vicegobernador para su hijo, y nada más”.

Y remató: “Dicen que el que traiciona una vez, traiciona siempre”, pero aclaró que la emoción no tenía que ver específicamente con la decisión que pudiera tomar Cipolii, sino porque le viene a la memoria todo el sacrificio que hizo “por la política y por Barranqueras” y no puede evitar contrastarlo con la ingratitud, la especulación y el oportunismo siempre tan vigentes.

Leave a reply