Sign in / Join

Un testigo que se presentó espontáneamente aportó mucha información al fiscal Sabadini

La justicia federal continuó ayer sumando actuaciones en la investigación sobre supuesto lavado de activos y enriquecimiento ilícito, que involucra a funcionarios provinciales que por esa circunstancia fueron despedidos del gabinete provincial.

En una jornada en la que no se hicieron allanamientos, lo más destacado fue la presentación ante el fiscal Patricio Sabadini de una persona que en calidad de testigo aportó abundante información sobre manejos que se habrían efectuado en los ámbitos gubernamentales bajo sospecha.

ALLANAMIENTO12.jpg
Una imagen de los allanamientos de esta semana, que podrían retomarse en los próximos días. La investigación penal continúa sumando elementos y podrían llegar las primeras indagatorias. 

Fueron más de tres horas de una descripción minuciosa de algunos procedimientos que se repetían en las áreas investigadas, con precisiones sobre cómo funcionaban los vínculos con algunos proveedores y fundaciones que habrían sido funcionales a un esquema de pagos y retornos.

En la Fiscalía quedó la impresión de que el testigo se presentó espontáneamente por haber visto de cerca esas maniobras y ante el temor de que la investigación acabara alcanzándolo como posible partícipe de los beneficios que ellas generaban. Los datos sobre su identidad fueron celosamente guardados por las fuentes consultadas.

Contacto en Buenos Aires

Otra noticia relevante en la actuación judicial fue el viaje de Sabadini a Buenos Aires, donde el miércoles pudo hablar con un empresario del rubro náutica que le habría confirmado la venta de una lancha a Roberto Lugo, el ex subsecretario del Ministerio de Desarrollo Social involucrado en la denuncia anónima recibida por Sabadini que disparó todo el caso, y a Ariel Retamozo, otra persona que está bajo la lupa del fiscal. Esos bienes habrían sido facturados por otra persona a través de una entidad  creada a los fines de las maniobras que se investigan.

Al mismo tiempo, el tribunal va recibiendo información solicitada en el arranque de la pesquisa. Ayer, por ejemplo, se analizaban gastos del ex secretario general de la gobernación, Horacio Rey, que en algunos meses del año pasado habría abonado sumas del orden de los 70.000 pesos por los consumos de su tarjeta de crédito, un monto inabordable si se considera su remuneración como integrante del gabinete.

Hasta ahora, justamente, la principal carta que tiene entre sus manos Sabadini es la ausencia de relación entre los ingresos formales de los implicados en el escándalo y sus trenes de vida, con propiedades, viajes y vehículos que no se pueden justificar.

En el entorno del fiscal se habla de la posibilidad de que esta semana o la próxima se realicen nuevos procedimientos en predios y locales, ya con la sensación de que hay un conjunto de pruebas suficiente como para definir la situación de varios de los protagonistas de esta historia y, eventualmente, comenzar a citarlos para indagatoria, una instancia a la que podrían seguir detenciones.

Leave a reply